02 Oct

La Palmera

Hay personas que ven como otros tienen talentos y virtudes, y en vez de ayudarlos a desatar todo ese potencial, intentan hundirlos, cortarles las alas, todo por miedo a ellos mismos, a sus inseguridades y miedos.

Pero el verdadero talento, siempre tiene raíces, mucho más profundas, que cualquier obstáculo que suceda en el camino.

Las piedras que nos encontramos, las cargas que nos imponen (otros o nosotros mismos) a veces nos permiten afianzar nuestros talentos, trabajarlos y hacer que crezcan con  más fortaleza.

Agradezcamos todas las cargas que nos hacen fuertes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *